La importancia del mobiliario en los grandes eventos

A lo largo del año se celebran, en distintas ciudades y espacios, eventos que sirven para que profesionales de un determinado sector se encuentren o personas que comparten aficiones puedan reunirse para hablar de lo suyo en un determinado lugar.

Estos eventos, de más o menos medida, tienen una cosa en común: requieren una buena organización. Tanto si se trata de una un evento de veinte personas como de dos mil, se necesita un equipo detrás que esté al cargo de todas las necesidades que vayan surgiendo, ya sea a nivel logístico como organizativo, programa, ubicación y demás.

Saber escoger el mobiliario

Y otra de las cosas que destacan en cualquier evento, sobre todo los grandes, es el tipo de mobiliario que se va a usar. Normalmente si se trata de algo pequeño estas cosas ya van incluidas con el local, por lo que no hace falta prepararlo mucho más. Pero cuando se trata de algo grande y en donde asistirán muchísimas personas, es quizá cuando más nos debemos preocupar de que lo que escojamos sea lo que mejor nos pueda ir y de confiar, si es necesario, en empresas de mobiliario urbano.

Tendríamos que tener en cuenta cosas como:

  • La sostenibilidad: ¿estas infraestructuras son de usar y tirar? ¿Se aprovecharan antes o después? Hay veces que la situación requiere que se construyan cosas expresamente. Si fuera así, debemos ser lo máximo de sostenible posibles, ya que si no es un consumo excesivo que no solo es malo para la empresa organizadora (o cliente) sino también por el medioambiente.
  • Corporativismo: es importante que lo que pongamos sea una estética corporativa que, si puede ser, tenga que ver con el cliente o con quien haya organizado el evento. Si se tratara de un congreso o una feria transversal en donde intervienen varias marcas y entidades y hubiera un título en común, entonces se tendría que mirar toda la imagen gráfica como se ha hecho para intentar ir lo máximo acorde con los carteles, la señalización y los diferentes elementos existentes.

No podemos arriesgarnos a que sea mobiliario de mala calidad si lo que queremos es dar buena imagen. En todo caso, siempre dependerá del objetivo y del evento en sí. Por ejemplo, si se trata de una feria de turismo o de un congreso de médicos, estaría bien algún guiño en ese sentido, siempre y cuando la personalización no hiciera descuadrar el presupuesto.

Busquemos pues, siempre la mejor manera de destacar sin perder el objetivo que se persigue: que sea un mobiliario útil, práctico, funcional y que se adapte al presupuesto marcado. Si además tenemos opción de aprovechar elementos de otros eventos, mejor que mejor. Un evento bien organizado y con una buena elección de mobiliario nos puede dar la proyección necesaria para crecer en cualquiera de los sectores que nos podamos encontrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *